Doce Leyes Universales

Aplica las doce leyes universales para tener éxito en la vida.

¿Alguna vez has escuchado hablar de las 12 leyes universales? Gracias a estas normas el universo funciona y nosotros somos parte de él. Son una guía del comportamiento del hombre, su desarrollo personal, lo que le aporta al mundo y a su propia existencia.

Estudiar y poner en práctica las doce leyes universales nos conecta y acerca a lo que deseamos. Vamos a conocerlas una a una de las Doce Leyes Universales

  1.  Ley de la unidad divina

Esta ley sugiere que todo en el universo está conectado, por lo tanto tus acciones y cada palabra que sale de tu boca tiene impacto no solo en ti y en las personas que te rodean, sino también en el mundo.

No necesariamente la huella que dejas se aprecia al instante, puede pasar un tiempo antes de que te fijes que esa acción tomada tiene un efecto. Cuando somos conscientes de ello y empezamos a ser más prudentes, nos enfocamos en lo positivo y el bien común, entonces es muy fácil que el universo nos coloque en el camino de lo que tanto anhelamos.

  1. Ley de la vibración

Todo lo que hay en el universo se mantiene en constante movimiento, cada objeto y partícula emite vibraciones  y  tiene su propia frecuencia energética. Unos a gran velocidad y otros muy lentos.

Esta ley sugiere que nada permanece intacto, estamos todos en un campo unificado y dentro de ese campo debes encontrar la frecuencia exacta para vibrar al mismo ritmo de lo que deseamos y así alcanzarlo.

La ley de la vibración está confirmada científicamente, la física cuántica demuestra que todo es energía.

Para activar la ley de la vibración debes proyectar tus pensamientos positivamente en lo que deseas alcanzar. Tus vibraciones y pensamientos tienen que estar conectados en la misma frecuencia, enfócate en lo que quieres y puedes lograr.

  1. Ley de la correspondencia

Está considerada como una de las más importantes de las leyes universales, sugiere que proyectas al exterior lo que eres en tu interior. De esta manera tu mundo físico y todo lo que te rodea es lo que te corresponde por lo que llevas dentro de ti.

Cada célula que tiene tu cuerpo guarda información sobre tu ser, las células son inteligentes y en la medida que en el interior estés bien contigo mismo también estarás bien con tu espacio físico. Si muy dentro de ti estás lleno de inseguridades, esa falta de confianza se reflejará en tu personalidad y como correspondencia atendiendo a otras normas te pertenecerán personas que estén en tu misma frecuencia.

¡Recuerda todo está conectado!

  1. Ley de la atracción

Imagina que eres un imán y decides qué cosas y personas atraer a ti, inevitablemente todo aquello que pienses con mucha fuerza llegará a tu vida. La ley de la atracción establece que todo aquello que esté en armonía con tus pensamientos dominantes vibrará a tu lado y formará parte de tus días.

Si quieres salud, dinero y amor, debes hacer que esos temas en positivo dominen tus pensamientos, porque lo que pasa por tu mente es una forma de energía.

Según la ley de la atracción las personas felices atraen a más personas felices. Partiendo de este concepto ya sabes lo que atraerás si eres triste, con inseguridades y permites que te dominen los problemas.

Otro ejemplo es el dinero, si conectas tus pensamientos positivos en ganar dinero y eso lo acompañas con acciones, atraes oportunidades para prosperar. Tú eres un campo magnético y decides con qué te conectas.

La ley de la atracción establece que los iguales se atraen  y si combinas tus pensamientos con acciones para lograr lo que anhelas nada se interpondrá a tu paso.

  1. La ley de la acción inspirada

Para aplicar esta norma en tu vida debes descubrir qué es lo que verdaderamente te inspira. Una vez que lo sepas, conéctate con la certeza de que cualquier cosa que te propongas la podrás alcanzar siempre y cuando trabajes para ello.

El universo no funciona solo con pensamientos, tienes que trabajar para alcanzar lo que quieres. Dar pasos por muy pequeños que parezcan. Por ejemplo, si quieres tener un mejor trabajo debes poner todos tus pensamientos y energías en conseguirlo, pero además es indispensables que acciones buscando nuevos puesto de empleo, estudiando para mejorar tus conocimientos.

Aquí también se pone de manifiesto la primera ley universal en donde te explicamos que todas tus acciones conllevan a una consecuencia.

  1. Ley de la Transmutación Perpetua de la Energía

Así como todo lo que nos rodea está en constante movimiento, también se mantiene en un cambio frecuente. No podemos verlo, pero ocurre en cada átomo y en cada célula. Mientras estos cambios van ocurriendo, la energía también va mutando, vibrando y tienes el objetivo de evolucionar con ello.

Toma en cuenta que tus pensamientos son energía y de las más fuertes. Por eso para la ley de la transmutación perpetua, al igual que para cualquier otra norma, debes conectarte con lo más positivo de tu mente y así lograrás que eso que piensas en bien se refleje en tu día a día.

  1.  Ley de causa y efecto

Es tan sencillo como que toda acción tiene una reacción. Esto lo aprendemos, incluso, en la escuela bajo el concepto textual del físico Isaac Newton “toda acción, recibe una reacción opuesta y de igual magnitud”. Basados en esto ¿Cómo no imaginar que aplica lo mismo en el aspecto espiritual?

Si a nivel espiritual haces el bien, en reciprocidad el universo te pagará con bien. Pero si actúas bajo el egoísmo y malas intenciones, tarde o temprano recibirás lo mismo.

En el plano emocional y sentimental, creas o no de esta ley nadie escapa. Es imposible que te liberes de la ley de causa y efecto, hay cientos de ejemplos con los que podemos afirmarlo ¡Veamos!

  • Si a lo largo de tu vida fumas, tus pulmones recibirán el efecto del cigarrillo
  • Cuando te decides a estudiar idiomas obtienes la posibilidad de comunicarte en otras lenguas
  • Al darle cariño y amor a tus hijos desde muy pequeños, ellos de adultos hacen lo mismo
  • Si eres una persona honesta todos a tu alrededor confiarán en ti
  1. Ley de compensación

¿Has escuchado decir alguna vez que con la misma regla que midas serás medido o que cosechas lo que siembras? En tu vida recibirás exactamente lo que pagas.

Debido a tus acciones y pensamientos, el universo te llevará a lo que te corresponde ¡Ni más, ni menos! Nada llega a tu vida de gratis, si lo estás recibiendo es porque en algún momento hiciste algo para merecerlo.

  1. Ley de la relatividad

Seguro has escuchado hablar de la Ley de la relatividad de Albert Eisten, así como aplica en la física también en el campo universal.

En este sentido se relaciona a la neutralidad de todo lo que nos rodea. No podemos decir que algo es bueno o malo basándonos en comparaciones porque todo es neutro y eres tú quien coloca la perspectiva.

¿Te parece complicado? Te lo explicamos con un ejemplo: Quizás sientes que no tienes suficiente dinero porque has visto que alguien a tu alrededor posee mayor fortuna, a su vez otra persona considera que tiene menos que tu ¿Entonces posees o no suficiente dinero? Como te lo mencionamos al principio todo es cuestión de perspectiva.

  1. Ley de la polaridad

Todo lo que existe en el universo tiene un igual y un opuesto, dicho de otra manera existen dos extremos de una misma naturaleza. En consecuencia bueno y malo, blanco y negro, cielo y tierra, padre e hijo, hombre y mujer, así aplica para todo lo que te rodea.

Otra forma de entenderlo es que hay dos caras de una moneda… pero solo una moneda.

Entonces podemos concluir que una situación por adversa que sea siempre tiene un lado positivo y depende de ti encontrarlo.

  1. Ley del ritmo

También se le conoce como ley del movimiento perpetuo porque establece que todo fluye, avanza, retrocede y el ciclo puede repetirse en diferente orden una y otra vez. Imagina tu vida como un péndulo que oscila y va en diferentes direcciones.

  1. Ley de género

Se refiere a dos tipos de energía femenina y masculina, todos llevamos ambas en nuestra ser y cuando aprendemos a mantenerlas en equilibrio también nos alineamos al universo. Cuando no somos conscientes de esto, podemos tener exceso de una u otra y esto dificulta que alcancemos nuestras metas.

Además sugiere la innegable existencia de la dualidad y la posibilidad de que dos opuestos se atraigan como los polos positivo y negativo de los imanes.

Conoce más Artículos de tu interés en la sección Servicios: Ir a la sección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies